domingo, 12 de diciembre de 2010

Buscando el Ahogado Río Arriba (Por Gustavo Triana)

El proyecto de Acto legislativo 013 de iniciativa del gobierno de Santos desnuda su naturaleza neoliberal y antinacional, ante tal evidencia no cabe tener expectativas y menos entusiasmarse con el cambio de las malas maneras imperantes durante el anterior gobierno. So pretexto de frenar la corrupción que puedan estar cometiendo alcaldes y gobernadores de las regiones beneficiadas con las Regalías Directas y mejorar la eficiencia en su utilización, se propone la centralización de las mismas en las manos non sanctas del gobierno nacional. Acaso pueden hablar de transparencia y honestidad los que gobernaron con Uribe, responsables de la comisión de delitos como Agro Ingreso Seguro, Zonas Francas de Tom y Jerry, Carimagua, Fondelibertad, Dirección Nacional de Estupefacientes, las chuzadas del DAS, el robo de Invercolsa, prorrogar los contratos petroleros de La Guajira y Caño Limón, entre otros. Además la bancada santista argumenta falazmente que las regalías son de la nación y que ellos están reivindicando a las regiones no productoras, mintiendo descaradamente, pues desde siempre esas regiones han recibido participación, y no cualquiera. En 2009 de 5.3 billones de pesos recaudados, 2.1 fueron para el Fondo Nacional de Regalías que beneficia a los entes territoriales no productores y que tampoco son puertos fluviales o marítimos por donde se transportan los recursos naturales que generan dichos pagos.
La pretensión real y concreta es el zarpazo a una retribución justa que reciben los departamentos y municipios donde se explotan o transforman recursos naturales no renovables, lo puertos marítimos o fluviales por donde se transportan esos recursos o sus derivados y los municipios por donde se extienden los ductos de los hidrocarburos. Son esas regiones y sus pobladores quienes sufren el impacto medioambiental y social de tales explotaciones. Y esos recursos provenientes de regalías y compensaciones son el soporte de importantes inversiones para mitigar la pobreza con subsidios de salud, programas de gratuidad, transporte y alimentación para escolares, aportes al pago de maestros, electrificación, agua potable y saneamiento básico, entre muchos otros.
Es inaceptable que desde el gobierno se aupe un enfrentamiento sectario e irracional entre las regiones favorecidas con las Regalías Directas y las beneficiarias del Fondo Nacional de Regalías, los agentes del santismo que así actúan son de un oportunismo vulgar. Acaso le solicitan a la oligarquía cañera compartir con los productores del resto de Colombia los jugosos subsidios de la producción de etanol y la protección del mercado azucarero, o al Grupo Aval y al Grupo Empresarial Antioqueño compartir las mieles de la usura y el 4 por mil. Son argumentaciones amañadas que pretenden mostrar a las regiones productoras como privilegiadas y corruptas por naturaleza, para después de aprobado el Acto Legislativo alzarse con la plata de los productores y los no productores para pagar deuda externa, sanear el déficit fiscal y mantener el clientelismo desde el palacio de Nariño. Dijo al respecto el ministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverri: “sólo si el proyecto de reforma a las regalías avanza con rapidez en el Congreso se lograría frenar el hueco fiscal (sic) del Gobierno central...sobre todo porque con ello se implementaría (sic) la Regla Fiscal, que también se encuentra en trámite en el legislativo y que le permitiría al país corregir el alto déficit de recursos"
Entre tanto, las multinacionales de la minería y el petróleo gozan de unas condiciones de contratación de las más dadivosas del planeta. Las regalías de gas y crudo disminuyeron con la ley 756 de 2002 de 20% a unas escalonadas, según la producción de cada campo, cuyo promedio actual es 11%; el carbón de Guajira y Cesar que suma el 80% de la producción nacional paga un pírrico 10%; el ferroníquel 8% sumadas regalías y compensación; el oro y la plata el 4%; el platino 5%; las cementeras pagan 1% por los materiales de construcción; entre otras aberraciones. Las exenciones tributarias a las empresas extranjeras en 2009, sumaron la extraordinaria suma de 4 billones de pesos y el total de dichas exenciones al empresariado nacional y extranjero alcanza los 8 billones. Es claro que, estos son gobiernos de y para las multinacionales, el capital financiero y la oligarquía lacaya; y que el proyecto de Acto Legislativo sobre Regalías se complementa, con la Regla Fiscal, la Ley Estatutaria de Salud, la Ley de Formalización y Generación de Empleo, la política agraria de incentivo a los agrocombustibles, entre otros, con el fin de profundizar el neoliberalismo y el libre comercio, médulas del gobierno de Juan Manuel Santos.
La CUT debe contribuir a organizar y acrecentar la resistencia contra el proyecto de Acto Legislativo 013, resistencia que se inscribe en la inaplazable lucha por reconquistar la soberanía y la democracia para nuestro país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada