jueves, 9 de diciembre de 2010

Estrella de Mar podría ser la cura de Artritis, Asma y otras enfermedades inflamatorias (Tomado de la Revista Semana)

CIENCIA
Una especie de estos equinodermos podría tener la clave para crear nuevas medicinas contra males inflamatorios.
Jueves 9 Diciembre 2010Las estrellas de mar podrían tener la clave para desarrollar nuevos tratamientos contra enfermedades inflamatorias como artritis, asma y fiebre del heno, dicen científicos.

Específicamente, una especie de estos equinodermos -la estrella de mar espinosa- es la que interesa más a los investigadores de la empresa de biotecnología marina GlycoMar, basada en Escocia.

Según los científicos, el cuerpo de estos animales invertebrados está cubierto de un líquido pegajoso compuesto de sustancias químicas que podrían ser fuente de nuevas medicinas.

La mayoría de los productos sintéticos que son colocados en el agua se descomponen rápidamente endureciéndose con una mezcla de sustancias del agua marina.

Sin embargo, las estrellas de mar logran mantener siempre su superficie limpia.

El doctor Charlie Bavington, quien trabaja en el proyecto de GlycoMar explica que "las estrellas de mar viven en el mar y están continuamente bañadas por una solución de bacteria, larvas, virus y todo tipo de organismos que buscan un lugar donde vivir".

"Pero las estrellas de mar son mejores que el teflón, tienen una superficie extremadamente eficiente y antiadherente que evita que las cosas se le peguen", agrega.

Y es esta propiedad antiadherente la que los científicos están estudiando, en particular por sus propiedades antiinflamatorias.

Problema de adherencia

La inflamación es una respuesta natural del organismo cuando ocurre una lesión o infección, pero las condiciones inflamatorias también pueden ser causadas cuando el sistema inmune pierde el control.

Los glóbulos blancos, que normalmente fluyen con facilidad por los vasos sanguíneos, comienzan a acumularse y a adherirse a las paredes de las arterias, lo que provoca daños en el tejido.

Los investigadores creen que un tratamiento basado en la viscosidad de las estrellas de mar podría recubrir nuestros vasos sanguíneos, de la misma forma como esta sustancia cubre a la criatura marina, y prevenir esa acumulación.

Según el doctor Bavington "es una situación muy similar a cuando algo se adhiere a la estrella en el mar".

"Estas células (los glóbulos blancos) tienen que adherirse desde un medio líquido a la pared del vaso, así que si logramos descubrir cómo es que la estrella de mar evita que esto ocurra podríamos evitar este problema en el ser humano".

Muchas enfermedades inflamatorias puede ser tratadas de forma efectiva, por ejemplo con esteroides, pero estos fármacos a menudo provocan efectos secundarios.

Los científicos del King´s College de Londres también creen que la estrella de mar podría ofrecer una mejor solución y están analizando las sustancias que contiene el compuesto viscoso de la criatura.

Clive Page, profesor de farmacología del King's College explica que "con la estrella de mar ya tenemos, en efecto, gran parte del trabajo hecho".

"Normalmente cuando se está tratando de obtener un nuevo fármaco para un objetivo particular en el ser humano, se tiene que analizar cientos de moléculas para encontrar algo que sea valioso".

"La estrella de mar ya nos está ofreciendo algo valioso: tiene miles de millones de años de evolución y posee moléculas específicas con funciones especiales".

Al haber identificado a los componentes prometedores, los investigadores están ahora tratando de crear su propia versión en el laboratorio.

Lo que intentan es crear un tratamiento inspirado en la viscosidad de la estrella de mar.

"En principio, sabemos que éste es el enfoque correcto".

"No lo vamos a obtener de la noche a la mañana pero estamos aprendiendo algo sobre cómo obtener nuevos medicamentos basados en la naturaleza", señala el profesor Page.

Farmacia marina

La cura basada en la estrella de mar podría tardar algunos años, pero la carrera para explotar el potencial médico de los océanos está comenzando.

Actualmente se está investigando el potencial de un caracol marino para producir un nuevo analgésico, y también se está estudiando a otras especies marinas, desde pepinos de mar hasta algas.

"Algunas de las medicinas que más se utilizan en el mundo provienen de la naturaleza", explica el doctor David Hughes, ecologista de la Asociación Escocesa de Ciencia Marina.

"La penicilina es un hongo que crece en el pan, la aspirina surge del árbol de sauce, así que no sorprende encontrar en la naturaleza una fuente de fármacos útiles".

"Pero sólo hasta hace poco comenzamos a mirar al mar como una fuente rica de medicinas", explica el experto a la BBC.

Según el experto, hay una enorme diversidad de animales y plantas en los océanos y muy pocos de ellos han sido probados o investigados.

"Sabemos que los animales y plantas marinos producen una gran variedad de compuestos, algunas veces compuestos muy diferentes de los que producen las especies sobre la tierra" dice el doctor Hughes.

"Y muchos de ellos podrían poseer propiedades útiles que podrían ser aprovechadas por la medicina y otras aplicaciones medicinales".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada