jueves, 25 de noviembre de 2010

Campaña por la Vida de las Mujeres (25 de Nov. Día Internacional para la eliminación de la violencia contra las mujeres)

25 DE NOVIEMBRE DIA INTERNACIONAL PARA LA ELIMINACIÓN DE LA VIOLENCIA
CONTRA LAS MUJERES
POSICIONAMIENTO POLITICO


Conmemorando el día internacional para la eliminación de la violencia contra las mujeres, como organizaciones feministas preocupadas por la grave escalada de violencia que sacude el país, y por el alto número de casos de FEMICIDIOS, es decir, de muertes violentas de mujeres relacionadas a factores asociados al género, que desde enero a octubre 2010 contabiliza 285 casos, hacemos de conocimiento de la ciudadanía hondureña lo siguiente:


Expresamos nuestra más profunda preocupación por la grave escalada de violencia que acaba con la vida de miles de personas, principalmente hombres jóvenes, mujeres jóvenes y adultas, niñas y niños, con cifras que superan los escenarios de guerra explícita, y ubican al país encabezando la lista de los más violentos del mundo, hasta con más de 20 víctimas diarias.
Honduras registra altísimas tasas de violencia contra las mujeres con relación a la región Centro Americana y Latinoamérica, al punto que las Naciones Unidas habla del “triangulo de la violencia” para referirse a los tres países de centroamericanos con mayores tasas de violencia contra las mujeres, Honduras, Guatemala y El Salvador. Las cifras de FEMICIDIOS desde 2003 a 2010 alcanza el acumulado de 1464 víctimas. En el 44% de ellas han sido mujeres jóvenes ente 15 a 29 años.
Las ciudades más importantes del país, Tegucigalpa y San Pedro Sula, ubicadas en los dos departamentos de mayor desarrollo del país, Cortés y Francisco Morazán, en las que prosperan las economías de punta, concentran más de la mitad de los FEMICIDIOS ocurridos a nivel nacional (55%).
La producción de la violencia en cualquiera de sus expresiones en Honduras involucra de forma desproporcionada a actores masculinos, en su papel de agresores en las relaciones íntimas, familiares y comunitarias, y como protagonistas de la violencia pública organizada; el sicariato, los crímenes de maras, o de las redes transnacionales de narco tráfico, trata y tráfico de persona, entre otras. El cuerpo de las mujeres se ha convertido en el escenario donde los hombres se cobran las cuentas, ejercen venganza, y demuestran su poder sobre las vidas de las mujeres.
En la abrumadora mayoría de casos, las mujeres y las niñas son las víctimas de una violencia de la cual no fueron protagonistas; las agresiones brutales y la violencia mortal las alcanza realizando sus actividades cotidianas, en sus propias casas, en sus lugares de trabajo, o barrios, o en las calles de las ciudades principales, que se han vuelto en un escenario privilegiado de femicidios; 1 de cada 3 femicidios, ocurrió en la propia casa de la víctima, y 2 de cada 5 ocurrió en la calle.
El 80% de las víctimas fueron ultimadas con armas de fuego, y los femicidios ocurrieron como resultados de crímenes múltiples en al menos 14 casos, con saldos de 2 a 4 mujeres y niñas asesinadas, la mayoría en sus propios hogares.
A las mujeres las matan por ser mujeres, porque los hombres se sienten con el poder para actuar usando la fuerza, hasta la más extrema y mortal, amparados por la impunidad y la permisividad social y del estado, donde los crímenes se acumulan sin que se aplique oportunamente la justicia, ni las víctimas directas o indirectas reciban la atención y resarcimiento que corresponde. En el levantamiento de los casos, el 95% no tienen ninguna información de referencia al posible agresor. De un acumulado de 944 casos entre 2008 a 2010 de muertes violentas de mujeres según las estadísticas de las Unidades de Delitos contra la Vida de las Mujeres, de la Fiscalía Especial de la Mujer, solo se han obtenido 61 sentencias (6.4%).
Los femicidios son crímenes de estado, por tanto, el Estado hondureño es el principal responsable de esta situación de violencia contra las mujeres. Nos encontramos hoy ante un Estado colapsado con instituciones debilitadas, ineficientes e irresponsables que han demostrado que no tienen compromiso real, más allá de los discursos, de impulsar acciones que permitan prevenir, atender y sancionar la violencia contra las mujeres. La impunidad y la injusticia se ha impuesto en los crímenes contra las mujeres.
Como mujeres y feministas en resistencia hacemos un llamado a las mujeres y hombres que creen en la paz y la justicia, a todas las organizaciones sociales y populares, y a las mujeres organizadas de este país, para que sumen a la construcción de una Honduras donde quepamos todos y todas, con derechos, paz, equidad, igualdad, respeto y justicia.




Tegucigalpa, 22 de noviembre de 2010


CAMPAÑA POR LA VIDA DE LAS MUJERES
MI CUERPO NO ES UN CAMPO DE BATALLA, PAREMOS LOS FEMICIDIOS
ASESINAN MUJERES Y A ELLOS NO LES IMPORTA

¡BASTA DE FUNCIONARIOS Y POLÍTICOS IRRESPONSABLES!








--
Eva Urbina
Centro de Estudios de la Mujer Honduras
skype evaurbina
504-99936317

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada