lunes, 8 de noviembre de 2010

Conferencia Regional Humanitaria sobre Protección de Personas Desplazadas y Refugiadas. DIAGNÓSTICO PREOCUPANTE.

Así lo afirmó la Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento en Quito.
Diez millones de latinoamericanos han huido de su hogar hacia otras regiones de su país o al extranjero por los conflictos armados, en particular en Colombia, según se detalló este lunes en una conferencia regional sobre el tema en Quito.

"Parece que el mundo se olvidó de que existen los refugiados", se quejó Jorge Rojas, presidente de la Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento (Codhes), quien inauguró la Conferencia Regional Humanitaria sobre Protección de Personas Desplazadas y Refugiadas, junto con el canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño.

Uno de los objetivos principales del encuentro, al que asisten representantes de la sociedad civil, de la ONU y de gobiernos, es atraer la atención sobre su situación y aunar esfuerzos para asistirles.

"Hay una población aproximada de 10 millones de personas que han sido afectadas directamente por los problemas de violencia y de conflictos armados en la región", dijo Rojas.

Durante la inauguración del acto, afirmó que "América Latina aún es un continente en movimiento y buena parte de los flujos migratorios ocurren por conflictos armados, violencias urbanas y violaciones masivas de los derechos humanos y cada vez más por desastres socio-naturales y por implementación de mega proyectos".

Colombia es el país "que más expulsa a personas dentro y fuera de su territorio, por razones de violencia en el mundo, seguido por naciones como Irak, Afganistán, Pakistán, República Democrática del Congo, Somalia y Sudán", afirmó Rojas.

Por lo menos 3,7 millones de colombianos desplazados internamente y 380.000 que han obtenido la condición de refugiados o están buscando protección en por lo menos 36 países "confirman la dimensión de la crisis humanitaria y de derechos humanos que padece Colombia", dijo.

El presidente de esa organizaición no gubernamental también destacó que Ecuador es el país que más reconoce y acoge a refugiados colombianos, seguido por Estados Unidos, Canadá, Costa Rica, Panamá y Venezuela, entre otros.

Por su parte, Patiño indicó que su país ha reconocido a casi 54.000 personas como refugiadas, de las cuales el 98,5% son colombianos, por lo que insistió en la necesidad de que el Gobierno de Bogotá se ocupe más de sus ciudadanos fuera de sus fronteras.

Apuntó que el Gobierno de Ecuador ha emprendido "enormes esfuerzos" para atender a la población de refugiados que "sigue creciendo", así como a las comunidades que los reciben, por lo que subrayó que se deben "identificar respuestas inmediatas y soluciones duraderas" que contribuyan a mejorar la situación.

Patiño expresó su esperanza de que la "voluntad expresada" por el nuevo Gobierno colombiano de ayudar a los refugiados se materialice en "compromisos específicos".

En la cita inaugurada en Quito, que es una iniciativa de la sociedad civil para promover un diálogo regional en temas de refugio, participan delegados de gobiernos de EE. UU., México, Panamá, El Salvador, Costa Rica, Colombia, Perú, Brasil, Argentina, España, Noruega, entre otros.

Rojas pidió "compromisos concretos" y citó como ejemplo que "los gobiernos de Venezuela, Panamá, Brasil y Perú podrían realizar registros ampliados para reconocer a las personas refugiadas de origen colombiano como un primer paso para reconocer sus derechos".

Así mismo, indicó que refugiados colombianos podrían ser reasentados en otros países de América Latina. "Ecuador no puede llevar sólo el peso de esta crisis humanitaria que afecta a toda la región", dijo.

Rojas indicó que ahora el "desafío" para los gobiernos democráticos es también el "reconocimiento de las nuevas causas que provocan migraciones forzadas".

Entre ellas mencionó a la violencia en zonas de frontera y zonas urbanas, asociadas a tráficos de drogas, armas y a la trata de personas y el tráfico de migrantes.

Asimismo consideró que "es urgente" aunar esfuerzos para superar la discriminación a refugiados "y el ejemplo debe partir de los gobiernos", pero también de la sociedad civil y los medios de comunicación.

QUITO
Efe

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada